info@mariajesusyelisa.es \  Tel: 916 34 48 90

Cómo escoger (y hacer) el rubio perfecto, palabra de estilista

Es curiosamente, uno de los tonos, sino el tono preferido de la mayoría de españolas, el sempiterno rubio.

Tonos dorados y multitonos ocres y/o fríos y platinos se mezclan en un baile de oportunidades para que ningún rubio sea mono, sino policromático, la tendencia.

Y no solo eso, el rubio, además, en verano, brilla como nunca, eso sí, solo si sabemos y somos capaces de transmitir a nuestra clienta cómo cuidarlo, mantenerlo e incluso optimizarlo.

Así que ni cortos ni perezosos nos hemos puesto al habla con una de las estilistas más conocidas del momento, Raquel Saiz, directora de Salón Blue by Raquel Saiz, en Torrelavega, Cantabria, quien nos da las claves de los rubios que más se llevan, cómo conseguirlos y para quién, así de cómo hacer que perduren.

Rubio vaporoso con mucha dimensión

Recurrir en verano a rubios más oscuros porque son más fáciles de mantener o porque nos apetecen, no significa prescindir de la luminosidad.

La estilista a la par que influencer Raquel Saiz, lo tiene claro: «Los tonos rubios que se aproximan más al color de base de nuestra clienta son fantásticos para el verano. La luz del sol de esta época del año los hace más luminosos y, además, con la llegada del calor, apetecen matices más naturales. Una forma de llevarlos es dar más luz en los mechones próximos al rostro para iluminarlo, a modo de ‘money piece’, y el resto dejarlo un poco más oscuro. Se puede realizar con unas balayage con la técnica freehand para conseguir este color supervaporoso y con mucha, muchísima personalidad».

Truco de mantenimiento. Para mantenerlo, Raquel recomienda utilizar siempre protección solar. El producto sin el que tu clienta no puede salir de tu salón de peluquería.

Beach Blonde, el rubio que nos trae el verano

Las tendencias también nos traen rubios más claros, pese al calor. La mezcla de tonos tiene la clave para conseguirlos.

«Mezclar el color de base con un vainilla con técnicas como las babylights nos permitirá alternar destellos de luz intensa con otros más amarronados. Este contraste cromático no solo es favorecedor, sino que le da más cuerpo y dimensión a cualquier y toda melena«, detalla la estilista.

Truco de mantenimiento. Raquel Saiz aconseja recuperar, mantener y potenciar el matiz con un champú violeta cada una o dos semanas y añadir mucha hidratación para que no se apague el color. De nuevo, productos y vistas obligadas al salón, una forma imprescindible de fidelización.

Honey, el tono más dulce

Es un color delicioso y adictivo, mucho más si se crea con técnicas que degradan cromáticamente desde la raíz a las puntas.

«El honey -dice Raquel-, es un rubio cálido muy atractivo y uno de los favoritos en verano. Mi propuesta es llevarlo con mucha naturalidad, algo que se consigue escogiendo la técnica de coloración adecuada, en este caso melting. El color se va aclarando progresivamente sin que se vean las marcas de los cambios de tono, eso lo hace aún más sugerente. Además, como las raíces son más oscuras que las puntas, el resultado es muy natural».

Truco de mantenimiento. Un pelo teñido siempre es más delicado, hay que mimarlo utilizando champús y acondicionadores para cabello teñido, de nuevo dos básicos profesionales obligados de los que no podemos olvidarnos en ningún caso.

Rubios de alto impacto y escaso riesgo

Para lograr la naturalidad no solo hay un camino, un rubio natural que además posee la capacidad tanto o más que los estilos más osados y atrevidos, para dejar huella.

«Podemos optar por los rubios brillantes y llenos de luz con un mantenimiento sencillo. La clave está en conseguir un resultado natural. Lo podemos conseguir con unas teasylights que son unas mechas que aclaran de medios a puntas, aunque podemos trabajarlas más arriba, pero sin tocar la raíz. El color se degrada, de modo que las puntas son más claras, consiguiendo un precioso e hipnótico efecto multidimensional».

Truco de mantenimiento. «Evitar los lavados excesivos y mojar el pelo antes de entrar en el mar y la piscina. Aclara con agua dulce al salir», el evangelio que has de ‘rezar’ a tu clienta para que confíe todavía más en ti.

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Descubre otras entradas del blog