Cortes de pelo para dar movimiento a cabellos lisos

Aunque tengamos la suerte de contar con una melena lisa de esas que ni siquiera necesita secador, ¿quién no quiere ganar un poco de movimiento gracias a un corte de estratégico?

Hubo un tiempo en el que las melenas lacias y los cabellos liso tabla eran lo más. Todas queríamos alisarnos el pelo a toda costa y las planchas y los tratamientos de alisado con queratina eran lo más demandado. ¿Lo recuerdas? Mucho ha llovido desde entonces y, aunque el «look» liso impecable siempre estará de moda, la tendencia reinante en la actualidad es la de las ondas naturales y la textura en el cabello.

Porque, aunque tengamos la suerte de contar con una melena lisa de esas que ni siquiera necesita secador, ¿quién no quiere ganar un poco de movimiento gracias a un corte de estratégico?

Cortar a capas y despuntar son dos técnicas que utilizan los profesionales movimiento en la melena. Incluso una melena cuadrada puede tener aire y movimiento aplicando las técnicas adecuadas (por ejemplo, el despuntado y desfilado).

Cortes de pelo que dan movimiento

A la hora de elegir nuestro corte, debemos de tener en cuenta que cuanto más largo sea, menor movimiento tendrá, ya que el peso del cabello resta movilidad a la melena. Igualmente, es posible potenciar ese efecto de movimiento combinando un corte adecuado con técnicas de coloración que creen matices de tono. Es el caso de las mechas «balayage», que consiguen aportar dimensiones a la melena.

«Bob» clásico

El corte «bob» tradicional, a la altura de la mandíbula y con una ligera inclinación hacia delante aportará gran movimiento a cualquier cabello liso. Además, es un corte de fácil mantenimiento en casa y que resulta perfecto para cambiar de imagen de cara al verano.

«Bob» asimétrico


El corte «bob» puede tener en la actualidad múltiples versiones en función del efecto que queramos conseguir. La versión asimétrica, con un lado más largo que otro es perfecta para ganar movimiento en la melena.

«Long bob» recto

No es necesario renunciar a la melena para lucir un corte que de movimiento a un cabello liso. La prueba sería la versión larga del «bob», también conocida como «lob», cortado recto e igualado. Para ganar ese movimiento que buscamos, solo habría que trabajar con capas internas (o «invisibles»), que no restan volumen en las puntas y aportan mucho aire al peinado de forma natural.

A la clavícula

El «clavicut» es perfecto para ganar tanto volumen (en cabellos finos) como movimiento, a la vez que conseguimos un corte estiloso y cómodo. En este caso el largo lo marcan las clavículas, por lo que el resultado final dependerá la fisonomía de cada uno. Cuanto más largo se tenga el cuello, más longitud tendrá el corte, y viceversa.

La ventaja de este tipo de corte tan versátil es que, a diferencia del «bob», nos permite recogernos la melena cuando lo necesitemos y, además, nos resta años.

«Shaggy»

Las capas son ideales para dar volumen y movimiento a la melena. Y si hay algo que define al estilo «shaggy» son las capas. Se trata de un corte que se construye con mechones desiguales que le confieren un aire desenfadado al «look». Resulta muy versátil a la hora de personalizarlo con capas más o menos largas, dependiendo del tipo de rostro.

En cualquier caso, el «shaggy» se caracteriza por el degradado en capas desde la parte superior de la cabeza y, a diferencia de los cortes rectos, proporciona movimiento a la melena de arriba a abajo.

Largo XL a capas

También es posible conseguir ese aire en el cabello con una melena larga «XL». Quizá no sea la tendencia dominante del momento, pero para muchas mujeres es la opción preferida. ¿Cómo proporcionar ese movimiento a una melena larga, lisa y recta? La respuesta está en las capas ligeras e invisibles, que se escogen estratégicamente para no restar densidad a la melena. Así, mantendremos el largo sin necesidad de dejar una melena cuadrada.

Pelo corto

Para las que busquen un cambio definitivo que provoque ese efecto «wow» en los demás, cortes de pelo estilo «short bob» y «pixie» son perfectos (de menos a más arriesgado). Son estilos de pelo corto llenos de carisma y que se pueden personalizar en función de los rasgos y el estilo de cada una.

El «short bob» o «bob» mini se alza por encima de la mandíbula y puede llevarse con o sin flequillo. Al ser corto, proporciona volumen y movimiento de manera natural, si bien podemos aportar más aire con un despuntado.

En el caso del «pixie», el movimiento se concentra en la parte superior de la cabeza, lo que nos permite jugar con diferentes estilos y peinados.

Eso sí, cabe recordar que en este tipo de cabellos lisos y lacios, con cortes como el «pixie» o los de estilo masculino es importante usar productos de fijación que aporten textura para obtener el mejor resultado.

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Descubre otras entradas del blog