¿Qué es la taninoplastia? Todo lo que debes saber sobre este tratamiento de alisado

¿Has soñado alguna vez con tener el pelo muy liso y olvidarte del encrespamiento y todavía no sabes qué es la taninoplastia? Puede que este tratamiento sea el definitivo para conseguirlo. Si quieres lucir un pelo liso pero sano y brillante, sigue leyendo. Te vamos a contar algo que te interesa.

¿En qué consiste exactamente la taninoplastia?
¿Qué son los taninos?
¿Cuál es la diferencia entre la taninoplastia y el alisado brasileño?
¿Cuándo recurrir a la taninoplastia?
Vayamos al grano. La taninoplastia es un tratamiento capilar que no solo alisa el pelo –este es su principal cometido– sino que, además, lo suaviza, lo repara y lo hidrata en profundidad para devolverle la vitalidad a tu melena. Este es precisamente lo que hace de la taninoplastia un tratamiento tan especial, y es que, a diferencia de otras técnicas de alisado, es mucho menos agresiva con tu pelo y tiene menos efectos secundarios. Es decir, no lo reseca, no lo rompe y no lo vuelve opaco.

Si te has sometido en alguna ocasión a uno de estos tratamientos, probablemente hayas podido comprobar que, además de que los efectos no son demasiado duraderos, tu pelo se resiente, se seca con más facilidad e incluso se rompe. Como solución a estos problemas se ideó la taninoplastia, un método que se puede aplicar en todo tipo de cabellos para sanarlos, controlarlos y moldearlos y que, por fin, consigue acabar con el efecto frizz o de encrespado.

Lo confesamos: la taninoplastia nos ha conquistado. Pero, ¿cómo consigue alisar nuestra melena sin dañarla? Porque es un procedimiento 100% natural que no altera la estructura interna del cabello. Por este motivo, se puede aplicar a cabellos lisos y rizado, más gruesos o más finos; teñidos, decolorados o al natural; grasos, secos y mixtos e incluso a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Además, al ser un tratamiento ecofriendly, pueden recurrir a él personas con alergias y problemas de salud.

Si estás interesada en la cosmética natural, comprometida con el cuidado del medio ambiente o te seduce el estilo de vida ecológico, la taninoplastia es el tratamiento perfecto para ti y tu pelo.

¿En qué consiste exactamente la taninoplastia?
Este procedimiento, que como utiliza ingredientes específicos, se realiza solo en salones de belleza capacitados y la duración es de, aproximadamente, 180 minutos. Los precios rondan entre los 200 y los 300 euros. Para comenzar, se lava la melena con un champú natural y libre de sulfatos. Después de secarlo, se aplica la mezcla que contiene los taninos mechón a mechón. Mientras, se masajean el cabello y el cuero cabelludo para que el producto penetre en profundidad.

Se dejará reposar durante media hora para que tu pelo lo absorba y, después, se aclara con abundante agua –a una temperatura no muy elevada. Para finalizar y permitir que los taninos se adhieran y activen en tu melena, se plancha el cabello con delicadeza y, por último, se aplica una mascarilla sin aclarado.

Es el tratamiento perfecto para quienes quieren evitar aplicar productos químicos en su cabello o quienes tiene el pelo muy sensible. Así, la taninoplastia solo utiliza ingredientes orgánicos, los taninos, conservantes de origen vegetal presentes en la piel de la uva y la corteza de los árboles, más concretamente de la el roble y el castaño. Aplicados en el cabello, estos taninos, actúan en el interior de las fibras capilares y construyen una cadena proteica dentro de ella. Después, al aplicar la plancha o el secador, se activan para alisar el pelo e hidratarlo al mismo tiempo. De esta manera, la taninoplastia no altera la composición del cabello, sino que lo nutre para hacerlo más sedoso, brillante y resistente.

¿Qué son los taninos?
Estos conservantes naturales tienen poderosas propiedades antioxidantes, muy beneficiosas tanto para nuestro organismo como para nuestra melena. Al nutrir e hidratar el cabello en profundidad, consigue que los efectos de los tratamientos en los que se apliquen sean muy duraderos –aproximadamente, hasta los 6 meses. Así, es ideal para mantener el alisado, para definir rizos y ondas y para regenerar las fibras apilares. Gracias a ello, la taninoplastia acaba con el encrespamiento.

¿Cuál es la diferencia entre la taninoplastia y el alisado brasileño?
En primer lugar, que la taninoplastia es una técnica que utiliza únicamente ingredientes naturales. Por otro lado, a diferencia de alisado brasileño, la taninoplastia permite varios niveles de alisado y definición, algo que no es posible conseguir con el primero. Además, el alisado brasileño aplica un producto de hidratación que forma una película superficial, motivo por el que no es muy recomendable para cabellos grasos. Por el contrario, la taninoplastia actúa a nivel orgánico y desde dentro, por lo que el resultado es muy natural.

¿Cuándo recurrir a la taninoplastia?
Como decimos, todos los tipos de cabello se beneficiarían de la taninoplastia. Pero las melenas donde más apreciaremos la hidratación y la nutrición, será en melenas encrespadas y secas, donde los resultados de la hidratación y la nutrición serán todavía más claros.

Dependiendo al ritmo al que crezca tu cabello, los efectos serán más o menos duraderos. Como hemos dicho, dura hasta 6 meses –aunque puede llegar hasta los 8 meses–, pero es posible que, si tu cabello crece con relativa rapidez, notes que a partir de los tres meses las raíces están menos lisas. Sin embargo, y es otra de las ventajas de la taninoplastia, puedes recurrir a este tratamiento cuantas veces quieras. Suena bien, ¿no?

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Descubre otras entradas del blog